lunes, 20 de diciembre de 2010

La cosmovisión de un pueblo mixteco


(Parte I)

Para poder hablar y dar entender brevemente el tema de deudas históricas de los negreros otros (mestizaje), al hombre originario Ñuun Savi (Hijos de la Lluvia) primero, único y verdadero dueño de estas tierras en el municipio de la Comunidad de los Veinte (Pinolli Tecpan Nacional), es necesario analizar el origen de cada una de las tres culturas que confluyen en el municipio para diferenciar por lo menos la actitud general de los habitantes de cada una.

La cultura Ñuun Savi (que llaman mixteco). –Según- la leyenda oral, nuestro origen viene de los Vidriados Armoniosos de los Siete Cielos, desde donde el Dador de Lluvias descendió a los ancestros, después que los Seres Yata fueran desaparecidos con fuego y agua por su propio creador, al alcanzar su máximo esplendor de perversidad en la tierra, tal como lo estamos haciendo ahora, pero no precisamente nosotros.

La cultura mestiza (tuun sin, es decir negreros otros en nuestro idioma).- Engendrada en las entrañas de la mujer originaria violada por sus antecesores criminales invasores y saqueadores de cara descolorida –español-, a su paso conforme iba apoderándose y saqueando estas tierras en nombre de su rey, su dios y de su perversidad que traían oculta. Violada, prostituida y embarazada de nuevos virus de maldades, vicios y traiciones para los hijos de estas tierras, en la cruz y a la vez empuñadura de su espada, y dejado a su prole en abandono como ratas a su madre originaria. Está registrado históricamente que no trajeron mujeres a la invasión y que los conquistadores eran criminales que España ya no querían de regreso, por ello su capitán quemó el barco. El “negrero otro” es la herencia histórica de la invasión que, de generación en generación, reclama su derecho histórico de exterminarnos, y su práctica de saqueos y robos perpetuo de todas las riquezas de estas tierras como símbolo de su identidad cultural, está en cada presidente municipal, diputado, senador, gobernador y presidente de la república… ¿Quién ha perdido la vergüenza y la dignidad?

Los negros (tuun ndaa; es decir “negrero morado” en nuestro idioma).- Oralmente se sabe que los primeros llegaron al trapiche de Cortijos, sirvieron de esclavos y después de su liberación han servido como verdugos a sueldo de los ricos contra el hombre originario, desarrollando la cobardía de matar escondido detrás de un árbol. En sus corridos que casi se autocomponen ¿cuántos se matan frente a frente? Lo hace más por flojo y por hambre que por valentía. Esto no quiere decir que en esta cultura no haya mujeres y hombres trabajadores. Los matrimonios entre ñuun savi y negros, poco se da por un resentimiento ancestral.



RA TO’O ÑUU SE’E SAVI

Los supremos consejos de los hijos de la lluvia. Ra To’o Ñuun, los Supremos, Superiores, Principales Comunitario. Este es el colectivo de ancianos comunitario que en lengua castellana es: Consejo de Ancianos Comunitario, encabezado por un Sutu Ñuun, padre comunitario, quien representa y responde con su vida los intereses de cada comunidad del pueblo Ñuun Savi, en lo particular y en lo general, sin más privilegio que la satisfacción del deber cumplido en honrar la memoria de los padres viejos de nuestros padres. Este Consejo Colectivo Comunitario es siempre la guía en busca de la luz de la verdad universal plana y derecha (+) y tiene la misión histórica de resguardar, obedecer y dar cumplimientos a los mandatos de la colectividad comunitaria.

El cargo y la responsabilidad de este consejo es el medio luminoso que le brinda la oportunidad de: honrar la memoria ancestral y venidera, o deshonrarla para vergüenza de la memoria pasada, presente y futura de todos. El colectivo no es un fin de lucro y beneficios personales. El Ra To’o ya no da servicios de trabajos físicos y de cargos, pero tiene el poder moral y espiritual universal perpetuo que no ejerce sino en función a la importancia y requerimiento que los miembros de la comunidad le vayan dando.

El Tata “Mandoni”

Tata, del mexicano padre, y “mandoni” del castellano mandón. Los cara descolorida –españoles milicianos invasores- subliminalmente acuñaron el término “Mandoni”, desde cuando se adueñaron de estas tierras en nombre de su rey, su dios y de su perversidad, obligando a cada Sutu Ñuun –padre comunitario- de cada comunidad a mandar en “autonomía” a sus hermanos en nombre de éstos, a cambio de protección para saquear las tierras de sus riquezas, cobrar impuestos a sus hermanos y obligarlos a los trabajos gratuitos de las construcciones religiosas, hasta morir de cansancio, de hambre, de azotes y asesinados sólo por servir de ejemplo. En la explotación despiadada del hombre originario, muchos Padres Comunitarios prefirieron la muerte antes que traicionar a los suyos, pero muchos lo hicieron. De ahí nace el término subliminal de “mandoni” que significa traidor. Para desvirtuar y destruir la misión histórica de la colectividad, la mentira repetida mil veces que hizo creer que son “mandoni”, cayó por su propio peso para vergüenza de sus inventores y generaciones de sus descendientes, el negrero otro –mestizaje- cuando se conserva la dignidad. Y si en cada comunidad el pueblo Ñuun Savi ha cometido más errores que aciertos, es porque son humanos; si ha desviado el camino, es porque ha sido intervenido, sobornado, chantajeado, engañado, paternalizado, inducido, amenazado y comprado en lo general y en lo particular por los servidores del Estado que en cada región busca la comodidad de sus intereses, de sus ganancias económicas y políticas.

Tojo

Tojo. Del idioma ñuun savi: To viene de to’o: supremo, principal, superior; y éste viene de Toto: capa o piso superior que se refiere a los siete cielos, de donde se dice viene el origen de nosotros los Hijos de la Lluvia. Y jo: hacedor, causador, generador de risa.

El Tojo, más que una danza, es un ritual profundo que implora, rememora y ruega romper la armoniosa barrera invisible entre este plano de vida y traspasar en rogatorio a la cuarta dimensión donde se encuentran los espíritu de los seres superiores. Al parecer, la máscara blanca y negra (dialéctica: luz-tinieblas, bien-mal, día-noche, hombre-mujer… que a la vez que se rechazan, no puede existir el uno sin el otro), en unidad representa al Padre Armonioso eterno dueño del universo.
En la región de la costa se le agregan otras caras, pero siempre domina la blanca y negra.

Continuará…

Yani ndi’i yo a. c.
Hermanos Todos A. C.

Textos de la asociación Hermanos Todos AC de Jicaltepec, agencia de Pinotepa Nacional, Oaxaca.


Suplemento Vida y Sociedad, en El Faro de la Costa Chica, 17 de diciembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada